Este país

Este país: Ensayando para noviembre…

“Lo que hicieron (los partidos políticos) fue practicar lo que van a hacer en noviembre, aunque esto lo llevan haciendo desde hace años”. Así se expresó ayer Oscar Dávila del Valle, catedrático de la Universidad del Sagrado Corazón y colaborador para el periódico Claridad, sobre el reciente escándalo de fraude electoral que ha ocupado las primeras planas de los periódicos del país en la pasada semana.

Dávila indicó en entrevista con Puerto Rico Digest que estas actividades fraudulentas llevan ocurriendo desde la época de Luis Muñoz Marín y Carlos Romero Barceló, teniendo esta última más notoriedad por lo ocurrido en las elecciones de 1984, cuando hubo irregularidades en el conteo de votos. “Este sistema electoral promueve el fraude porque está basado en cruces hechas con lápices y depositadas en urnas de cartón”, manifestó Dávila, para luego lamentarse de que el pueblo se hace de la vista larga y que nadie plantea soluciones ante el problema de fraude electoral. 

“La democracia funciona como la gente quiera que funcione. Aún con lo que está pasando en Guaynabo y Bayamón la gente comoquiera va a ir a votar”.

Dávila del Valle recalcó que cada partido tiene su grupo de seguidores fieles y que “los partidos dicen que esto es un problema menor y el pueblo se lo cree”, dijo éste para luego añadir que “las consecuencias de este fraude electoral va a depender de cómo los partidos lo manejen y cómo el público lo interprete.”

También comparó el fanatismo político con el fanatismo religioso, dándole a los políticos el personaje de pastores. “Ganarán las elecciones el que más personas logre movilizar”, dijo Dávila, mencionando que cada partido tiene un conjunto de seguidores fieles que votarán por el partido no importa qué hagan. Lo llamó el fenómeno del “corazón de rollo”.

El filósofo y profesor reaccionó ante las acusaciones hacia el Partido Puertorriqueños por Puerto Rico (PPR) de notarizar endosos de personas fallecidas y el escándalo en el precinto 6 de Guaynabo donde varios agentes de la Uniformada fueron coaccionados a mentir ante la Junta de Inscripción Permanente para que sus votos favorecieran a Antonio Soto, el “favorito” del alcalde Héctor O’Neill. Dávila alegó que esta práctica lleva años ocurriendo y seguirá ocurriendo. 

“Lo que me resulta interesante es que la gente aún teniendo la evidencia de que la llamada democracia en Puerto Rico es fraudulenta, no se plantean soluciones”, puntualizó el catedrático en filosofía.

Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s