Uncategorized

Violencia politica

“Politica y violencia son dos palabras totalmente opuestas, pero los opuestos se atraen…”

Estas dos palabras no deben ir juntas. Sin embargo, en nuestro microcosmos isleño y en el macrocosmos de Nuestro Padre Que Nos Mantiene, estos dos términos van de la mano imprescindiblemente. Es perfectamente normal que hayan diferencias de idea; la democracia se presta para que uno se exprese y sea libre de pensar. Incluso, se fomentan las diferencias de idea y el “luchar por sus ideales”. Pero, ¿hasta donde se es capaz de llegar por defender sus derechos y creencias? No quieren que se les haga dano pero, ¿por qué le hacen dano a los demas? Un pueblo que es atropellado y subyugado por los “powers that be” de la autoridad es un pueblo que responde a las injusticias con violencia.

Pero esa violencia, ¿es justificada? SI. ¿Es justificable? NO. ¿Se logra algo con la violencia? SI. ¿Resuelve algo la violencia? NO. Violencia engendra violencia. De la misma forma que un hijo de padres maltratantes crece y se convierte en un padre o esposo maltratante, un país maltratado, una generación maltratada, se convierte en una generación maltratante.

Lo que esta pasando en la Universidad de Puerto Rico se pudo y aún se puede resolver y prevenir. Lo que pasó en Arizona -la nueva meca de la intolerancia política y racial-, no debió haber sucedido desde un principio. La intolerancia política en los Estados Unidos llega al nivel que figuras politicas como Sarah Palin, fallida gobernadora y candidata presidencial, pero fogosa amante del derecho a portar armas, recomiendan implícitamente la violencia a traves de los medios sociales.

@SarahPalinUSA

Commonsense Conservatives & Lovers of America. “Don’t Retreat, Instead RELOAD!” (No se retiren, recarguen)

Jesse Kelly, contrincante de Gabrielle Giffords, quien sufrió un atentado en el cual un juez y su asistente murieron y decenas de otras personas resultaron heridas hace una semana, utilizaba un lenguaje similar en su campaña:

“Help remove Gabrielle Giffords from office” (Ayuden a remover a Gabrielle Giffords del Congreso)

“Shoot an M16 with Jesse Kelly” (Dispara una M16 con Jesse Kelly)

(El atentado contra Giffords fue realizado por un esquizofrénico con un arma semi-automática adquirida legalmente. Encuentre las semejanzas)

El motivo de esta editorial no es hablar sobre la deteriorada salud mental estadounidense, ni de la huelga en la UPR que ha tomado proporciones de una mini guerra civil, ni del gun control y mucho menos de las barbaridades de aquellos que están en el poder. El motivo de mi discurso es hacerles pensar: ¿qué logra la violencia? Desunir a la gente, crear una cultura de resentimiento, intolerancia y más violencia. ¿Qué soluciona la violencia? Nada, al contrario, ahora todo está peor que antes.

Política y violencia son dos palabras totalmente opuestas. O mejor dicho, democracia y violencia son dos términos que no se relacionan entre sí. Aparentemente, “los opuestos se atraen”… Recordemos las palabras de nuestro ex-gobernador y defensor del ¿”american way of life”?: “La razón no grita (ni mata, ni destruye, ni oprime), la razón convence.”

Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s